Además de las manos y los pies, también puede afectar a la nariz, orejas y labios. Generalmente, viene desencadenado por cambios de temperatura, sobre todo el frío, y también por situaciones de estrés y emocionales. Como consecuencia, se produce una disminución de la circulación sanguínea en manos y pies por una contracción de los vasos sanguíneos, que disminuye … Leer más